18.4.15

166- caballero de armadura blanca

166-F1.2M-150413- caballero de armadura blanca...214-14502-3-Córdoba-010-p.


:::


sus pies la guiaban con premura
en cada plaza, en cada rincón
notaba su presencia

lo encontraría y al mirarlo sabría que era él


:::


¿existirán los caballeros de armadura blanca ?




16 comentarios:

  1. Sabía que caminando en círculo, siguiendo las estrellas del suelo, seguro que encontraba al caballero de la blanca armadura.
    Feliz viaje.

    Expresiones

    Piedra

    ResponderEliminar
  2. Pues, contestando a la pregunta diría que existir sí que existen, aunque no sé si de ese color, y que son como las meigas... por sus acciones los reconoceréis. No lo busques y aparecerá. Mientras tanto, sigue paseando y regálanos paisajes hermosos.

    tD1b.

    ResponderEliminar
  3. Esmeralda. Por suerte aún quedan caballeros, en éste mundo revuelto de falsos profetas que se dan de caballeros. Igual se le puede firenciar con solo mirar sus actitudes.
    Un cálido abrazo, desde éste otoño que no quiere llegar.

    ResponderEliminar
  4. Com sempre, una excel·lent imatge acompanyada d'un text imaginatiu i que et fa pensar.
    Una abraçada Esmeralda

    ResponderEliminar
  5. Claro que sí, ...nos dan esquinazo continuamente, eso sí, pero estar están.

    podi-.

    ResponderEliminar

  6. Me encanta la foto. Haces un buen recorte dejando una estupenda composición de ese cuidado suelo. Se ve que en Córdoba cuidan los detalles...
    Creo que de los caballeros solo quedan los caballos. Menos mal que si queda la buena gentes, que es la que nos vamos encontrando si miramos con cuidado.

    A·i·P

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  7. ¿Y tu nos lo preguntas? pregúntaselo a tu personaje de: ya sé, ya sé, quizás tenga mas conocimiento que nosotros. Hermosa captura y texto nos traes. Bsos.

    ResponderEliminar
  8. Creo que quedan unos cuantos, pero son tan caballeros que no se animan a sacarse la armadura...
    Muy buena la luz que hace brillar las piedritas doradas.
    Besos, Esme.

    ResponderEliminar
  9. La imagen y el ensueño. El caballero y los libros. El suelo y los sueños: caminante, no hay camino. Se hace camino al andar. Caballo no hay caballero, se hace caballera al andar.

    Abrazo, Esmeralda

    ResponderEliminar
  10. Estoy convencido de que aún existen.....un saludo desde Almería.....))))
    http://visual-anjespinosa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. Molt bona imatge i un text sempre adient com acompanyament.
    Salutacions.

    ResponderEliminar
  12. Desde que mi hermana se fue a vivir a Córdoba, he descubierto una ciudad fotogénica por los cuatro costados. Este tipo de suelos abunda por toda la judería y son muy hermosos.
    Salu2

    ResponderEliminar
  13. Pero no eran azules, ah, bueno, esos eran los príncipes. Los cuentos de hadas no son mi fuerte, jajajaja.

    A mi me parecen colas de dragon, igual hay algún Jordi por ahí cerca ;-)

    Estupendo detalle, Esme.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  14. Adoquines adornando el suelo, que gran idea, así tenía que ser en muchas localidades y que perdurase por muchos años. No se si existirán los Caballeros de Armadura Blanca pero viendo tu imagen nos adentramos y nos lo imaginamos cabalgando por grandes praderas, un abrazo Esme.

    ResponderEliminar
  15. ...seguro que si!
    Una captura la mar de creativa.
    Que tengas Feliz Domingo.
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  16. Muy sugerente el encuadre y el texto, con buena luz nos muestras esa maravilla de suelo, aunque si vas con sandalias de suela fina...mejor que aparezca cuanto antes el caballero de la armadura y te lleve a la grupa entre naranjos y sonido de fuentes.

    Me parece muy poético eso de encontrar señales que mantengan la esperanza de un gran encuentro. Aunque prefiero que los caballeros vayan sin armadura, resulta más confortables cuando los abrazas.

    Muchos besos, Esmeralda, he estado en Córdoba hace nada, y seguro que este hermoso suelo estaba debajo de una horda de turistas franceses, mayoría el día que estuve por ahí y me lo perdí, suerte que tu caballero despejó el camino para que lo vieras.

    ResponderEliminar

Gràcies per deixar les vostres paraules i compartir el vostre temps.